LO QUE INSPIRA Y LO QUE NO

«CALMA»

Calma

Por la escuela de adultos a la que iba a pintar rondaba una lámina que no me decía nada, pero que todo el mundo insistía que era «de mi estilo».

Un día llego a clase, y veo que una compañera del turno anterior la había dibujado a carboncillo.

En ese momento, al ver ese dibujo, lo entendí. La fuerza que le había dado ella a su obra decía mucho más que la lámina. Lo que me inspiró fue su interpretación del original.

Y entonces fue cuando les di la razón al resto de la clase: era «mi estilo».

Este cuadro está disponibleen Painting Fine Art

Óleo, lápiz, acrílico y yeso sobre tabla. 

80*80.  Cantos pintados.

El hombre siempre tuve claro como hacerlo: la textura de la capa de yeso, la parte de lápiz y el tono sin marcar volumenes; todo destinado a crear un aspecto de descuidada languidez.

Sin embargo el fondo me costó encontrarlo. No suelo cambiar tantas veces de idea, pero a veces tienes que insistir hasta que encuentras la buena.

Para los curiosos, aquí os dejo el proceso:

proceso-calma_p

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *