DE ESPALDAS OTRA VEZ

“MOÑO”

Una amiga me comentó que le parecía curioso que todos los desnudos los hacía de espaldas o con la cara escondida. La verdad es que nunca me había parado a pensarlo. Sí es cierto que cuando pinto un cuerpo no me importa de quién sea, no estoy haciendo un retrato individual sino buscando un gesto expresivo. Quizás por ello huyo de rasgos faciales que definan un retrato.

Este es otro ejemplo de ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *